Entradas populares

lunes, 9 de mayo de 2016

Atequiza: diecisiete lustros en manos de Los Casillas

Atequiza: diecisiete lustros en manos de Los Casillas
.
Hemos observado en las principales fuentes locales, que Don Martín Casillas y Cabrera, “el mozo”, y su esposa Doña Mariana, aparecen como señores del terreno atequicense en el año de 1600. Allí se inicia una serie de nombres con los mismos apellidos durante los siguientes 85 años: el bachiller Domingo Casillas y Cabrera que deja de ser dueño en 1657 para traspasar la propiedad a Pedro Casillas y María Langa de Casillas.
.
Es de resaltar que la familia Casillas tuvo un impacto notable en el siglo XVII en la Nueva Galicia, fueron de los primeros impulsores del Valle de Guadalupe en los Altos de Jalisco, lo cual nos vuelve a recalcar que Atequiza desde sus orígenes fue propiedad de familias adineradas y poderosas.
.
.
Martín de Casillas “el mozo”
.
Versión es, de el historiador Ricardo Lancaster, que Martín Casillas y Cabrera, dueño de Atequiza, era el hijo de su homónimo, el alarife:
.
“Martín Casillas Cabrera, llamado Martín de Casillas el mozo, para diferenciarlo de su padre el alarife de la Catedral de Guadalajara. En el cabildo de Guadalajara del cinco de enero de 1607 fue recibido como Regidor Martín Casillas Cabrera, y su título expedido por el Rey don Felipe y confirmado por el virrey marqués Montesclaros, fue copiado en el libro de actas respectivo, habiendo hecho el juramento de rigor. Asistió a las sesiones del 3 de febrero del mismo mes y año, 1º de enero de 1608, en que votó a favor de Don Diego de Avila y Padilla como alcalde de primer voto y hermandad y de segundo voto a Pedro de Plaza, resultando electo el primero. Asistió también el 2 de enero a la siguiente sesión y otras varias, siendo la última de 1º de enero de 1622. En ese año fue alcalde ordinario, en 1623 procurador general.” 1
.
.
Martín Casillas, Alarife De La Catedral De Guadalajara.
.
Este “maestro de obras” colonial, desarrolló una de ingeniería civil, pionera pero no agraciada, “según algunos historiadores, la primera obra de gran envergadura que intentó poner remedio a tan grave carencia [de agua] se debió al alarife Martín Casillas, quien en 1597 construyó un precario acueducto que condujo un torrente desde los Colomos — por entonces más ‘lejanos’ aún que en los tiempos de Pepe Guízar — hasta el convento de Santo Domingo (donde ahora se llama el templo de San José). Pero debido a la mala calidad de la obra, al famoso alarife no se le recuerda como ingeniero hidráulico, sino como el arquitecto de la catedral de Guadalajara” 2 de la cual es diseñador de sus primeras torres:
.
“[…] al proyecto original, Martín Casillas añade los cubos de las torres y las torres primitivas de las que se conservan los primeros cuerpos rectangulares con dos vanos para las campanas por lado” 3
.
La catedral se comenzó a edificar en 1568. Fue el segundo Obispo de la Nueva Galicia, Fray Pedro de Ayala, quien colocó la primera piedra; fue hecha con criterios prebarrocos. Principalmente renacentista y gótica. El proyecto, como todas las catedrales del XVI en México, tienen remembranzas de la arquitectura de Diego de Siloé y el primer Alarife que trabajó en ella, del que tenemos conocimiento, es Diego de Espinoza, quizá autor del proyecto. A Martín Casillas se le contrató en el año de 1593 en el mes de septiembre, y él termina de preparar los muros para los cerramientos; los propone góticos de crucería y los realiza en el año de 1599 4 “De ahí que sea una desmesura atribuirle a éste (entre los partidarios de tal atribución se halla Ignacio Díaz Morales, quien colocó en el exterior de la Catedral la inscripción Martín Casillas Fecit) la hechura de una obra que ni proyectó ni comenzó a construir, sino que solo vino a continuar y a la que ni siquiera le vio fin, pues las torres se erigieron muchos años después de la muerte del insigne alarife: la primera de ellas solo estuvo terminada para 1689 y la segunda tres años después.” 5
.
A principios de los años setenta del pasado siglo XX, se dedicó un modesto teatro en honor a esta personalidad de la arquitectura colonial, no es otro que el Teatro Alarife Martín Casillas ubicado sobre la avenida prolongación Alcalde, al lado de la Dirección de Pensiones, cerca del Foro de Arte y Cultura, La Normal y el CODE.
.
__________
1 Ricardo Lancaster Jones. Haciendas de Jalisco y Aledaños (1506-1821). Financiera Aceptaciones. Guadalajara, 1974. p.48 n75
2 Juan José Doñan. Oblatos - Colonias, Andanzas Tapatías. Campo Raso. Guadalajara 2001, p. 75
3 Héctor Antonio Martínez González, Catedral Basílica de la Asunción de María. Guadalajara. Instituto Cámara Nacional de Comercio de Guadalajara, Guadalajara 2000, p. 4
4 Ibídem, pp. 1, 5
5 Juan José Doñan op. cit., p. 22