Entradas populares

miércoles, 4 de mayo de 2016

Atequiza; Hispania en Chimalhuacan (La Conquista)

Atequiza; Hispania en Chimalhuacan (La Conquista)
.
“En 1522 el rey Tzintzitcha [del reino tarasco de Michuacan] llegó con su gran séquito a ver a Hernán Cortés a Coyoacán, aceptando su sumisión al reino español, se dejó bautizar y regresó a su capital. Los aztecas lo llamaron Caltzontzin que quiere decir cobarde.” Cristóbal de Olid conquista la capital tarasca en 1523. 1
.
“Alrededor del mes de julio de 1522 y aparentemente bajo el mando de Cristóbal de Olid, se realizó la primera incursión española en la provincia de Colimán, misma que no fue autorizada por Cortés, según consta en su cuarta Carta de relación. Esta expedición no tuvo éxito. A principios del año siguiente Cortés envió a Gonzalo de Sandoval con dos misiones: apaciguar a los indígenas de Yopilcingo (Impilcingo), en la costa Chica de Acapulco, y posteriormente debía dirigirse a Zacatula para recoger refuerzos y Conquistar el señorío de Colimán. Así sucedió, y ya pacificada la provincia fundó la villa de Colima el 25 de julio de 1523, al parecer de una manera bastante pacífica” 2
.
.
Demografía de “Tequezistlan” en 1525
.
En 1524 Cortés nombró a su primo Francisco Cortés de San Buenaventura primer capitán y teniente del gobierno de Colima, donde encargaba no hacer daño a los naturales y que por medio de su lengua se hiciera entender que eran súbditos de Dios y del rey de España. Uno de los resultados de esta expedición es el documento llamado Treslado de una vesitación…, también conocido como Relación de una vesitación, o Relación de 1525, el cual narra los pueblos que exploró Francisco Cortés en Occidente. Dicho documento fue elaborado durante los meses de enero a mayo de 1525. El territorio que comprende esta fuente abarca pueblos del sudoeste de Michoacán, del centro, oeste y sudoeste de Jalisco, de Colima y Nayarit. Éste es el documento más antiguo de la región, y constituye el primer censo levantado por los españoles en el oeste del actual México. 3
.
“En la parte del centro y del sur de Jalisco, alrededor del Lago de Chapala y de las lagunas salobres del sur, se localizan varios pueblos cuya cabecera era Sayula: Amacueca, Ajijic, Atoyac, Cocula, Chapala, Jocotepec, Tapalpa, Techalutla, Teocutatlán [sic], Tepec, Tizapán y Zacoalco, los cuales en época prehispánica fueron sojuzgados por Michoacán y Colima, y en 1523-24 fueron conquistados por Juan (o Alonso) de Ávalos y su hermano Hernando de Saavedra, primos de Cortés que participaron en la expedición de Cortés de San Buenaventura, recibiendo en encomienda estos pueblos” 4
.
Según la Relación de 1525, en el censo mandado hacer por Fernando Cortés, primo de Hernán, en el pueblo o cacicazgo de “Tequezistlán” había 45 casas. Hay que señalar que los españoles en este censo registraron cifras más altas que las que el cacique local les informaba, y en este caso según Ma. de los Dolores Soto de Arechavaleta del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, Tequezistlán tuvo 45% margen de error en este aspecto, siendo uno de los índices más altos, igual que Etzatlán con 66.6% (200 casas), Ahuacatlán con 52.1% (73 casas), y Tepelcingo 35% (105 casas). Además señala Isabel Kelly, que la población fue considerada a la razón de dos hombres por casa, quizá varones adultos que se anotaba con el fin de ratificar su inscripción como tributarios de el gobierno español, estima también que la población total no era menor que tres veces el numero de hombres. 5
.
El calculo probable de la población de Tequezistlán sería entonces, según el informe del cacique:
.
· 45 casas, cifra inflada 45% (20 casas) = 15 casas
· Dos varones por casa (2 x 15) = 30 tributarios al gobierno español (netos)
· Población total es tres veces el numero de hombres (30 x 3) = 90 personas como cifra mínima.
Según los españoles Alonso de Avalos y Hernando de Saavedra:
· 45 casas
· Dos varones por casa (2 x 45) = 90 tributarios al gobierno español (netos)
· Población total es tres veces el numero de hombres (90 x 3) = 270 personas como cifra mínima vivían en Tequezistlan cuando llegaron Alonso de Ávalos y Hernando de Saavedra.
.
.
La Infamia Llegó con Nuño
.
“El 21 de diciembre de 1529, sale de México el que fuera Presidente de la Audiencia, don Nuño Beltrán de Guzmán, con rumbo al occidente a conquistar zonas inexploradas, esperando reponer su desprestigio y pésima administración. Esta violenta salida, la hizo al tener conocimiento de que venía Hernán Cortés con el título de Marqués del valle de Oaxaca. Al frente de un gran contingente de soldados españoles y miles de indígenas aliados, secundándolo los jefes Pedro Almidez de Chirinos, Lope de Samaniego, Gonzalo López y otros más, llegan al valle de Toluca y el 2 de Febrero de 1530 fundan el pueblo llamado Nuestra Señora de la Purificación (Lerma)” Nuño Beltrán de Guzmán conquistó Ixtlahuaca, Tajimaroa, Tzintzunzan, Congupiro, Puruándiro y otros tantos poblados; saqueando y exigiendo oro, víveres.; y hasta quemó vivo al rey tarasco y tiró sus cenizas al río. Cuando llega a Cuizteo es recibido con fiereza, pero logra imponerse. 6
.
Relata Fray Antonio Tello en su Crónica Miscelánea de la Sancta Provincia de Xalisco, que Nuño manda decir al cacique de Cuitzeo que está pronto a llegar y que le preparasen la bienvenida, el cacique le responde que ya lo estaban esperando pues aunque apenas corriera el año 1530, sus hombres ya sabían de las costumbres españolas, observadas a los peninsulares instalados en Sayula y Ajijic desde tiempo atrás:
.
“Y así comenzó a marchar hacia el valle y pueblo de Zula […] viose la gran laguna [Chapala] y el río de Toluca [Lerma] que la hincha y sale luego, que es una de las más bellas del agua dulce que hay en el mundo. Vieronse aquellas hermosíssimas poblaçonez de río abajo y río arriba, tanta cassa de pared y jacal, y era de admirar ver blanquear encima tantos cues y torreones […] salieron en aquel llano contra los nuestros más de dos mill yndios [dirijíanse a Ocotlán …] fue tanta gente de guerra […] que todo el río y boca de la laguna estaba llena de las canoas con mucha gente, todos muy galanes, con mucha plumería y banderas, dando tanta gritería que ponían de espanto […] se comenzó una batalla tan sangrienta que fue muy de ver, y mucho más las flechas que los enemigos arrojaban; pero con la artillería les ganaron los nuestros […]” 7
.
Beltrán de Guzmán permanece en Poncitlán, bautizan, allí al cacique como Pedro Ponce; se dividen los españoles con el capitán Pedro Almídez de Chirinos que toma el rumbo de Acatic, Tlacotán, Mezcala, Teocaltiche y Xalpa. Mientras tanto Nuño decide marchar a las riquezas de Tonalá. Con un ejercito compuesto de españoles, tarascos y tlaxcaltecas.
.
.
¿Sometidos a la Corona Tonalteca? 8
.
Tequisistlán aparece rindiendo honores al ejercito de Nuño después de la batalla de Tonallán, por lo cual hace pensar que este señorío estaba sometido a la reina Cihualpilli. Los caciques de Tonalá, temerosos de la barbarie de Nuño, y al saber que se acercaba, le hicieron un presente “de gallinas, huevos, ahuacates, zebollas y de todas las fructas que tenían” fueron a recibir a Nuño gente de Tlaquepaque, Tetlán, “Tzalatitán, Atemaxac, Ychcatlán, Ocotlán [Ocotán] y Xocotlán” Luego, llegaron guiados por un indio de Tlaxomulco llamado Chatacotpochen a Tonallan donde gobernaba una señora cacica llamada “Tzualpulli [Cihualpilli]” y les dio gran recibimiento y homenaje. Nuño, bautiza al pueblo como Santiago de Tonalá, debido a que Santo Santiago Apóstol, se apareció a los indios para que abrazaran la fe cristiana, según Fray Antonio Tello. Ocurrió así una feroz batalla contra los indios de Tonalá y Coyula inconformes con el dominio español. Terminada la guerra, la señora cacica envió llamar a varios señores en son de paz:
.
“Tetlán, que era más de quatro mill yndios cocas y tecuexes, a donde el año siguiente se fundó el primer convento que hubo en esta tierra, de religiosos de nuestro padre San Francisco […] y luego fueron los del pueblo de Tlacuepaque que es el que ahora se llama S. Pedro, y tenía más de dos mill yndios, y luego los de Atemaxac, que tenía más de tres mill, y los de Tzalatitán, que serían más de mill, y los de Ocotlán [Ocotán?], que eran más de mill y quinientos; LOS DE TEQUIXICHTLAN, Cuyopuchtlán, Ytztlán, Quilitlán, Copala Nochtlán, que eran cinco mill yndios; también vinieron los de Tlaxomulco, Caxititlán, Coyotlán, y todos dieron obediencia a Nuño de Guzmán”
.
.
Don Cristóbal Romero y don Alonso Dávalos, Encomenderos de Tequisistlán
.
Antes de que se fundara la hacienda de Atequiza, y basándose en la creencia de que el nombre prehispánico del cacicazgo cercano a la misma, se llamaba Tequisistlán, existieron dos dueños de los que se tiene referencia de la encomienda de dicho pueblo indígena.
.
El principal fue don Cristóbal Romero, el cual recibiría al virrey don Antonio de Mendoza (infra vid.). La biografía de este hombre aparece en una publicación de 1925 en Madrid, por Francisco A. de Icaza, que lleva por título Diccionario Autobiográfico de Conquistadores y Pobladores de Nueva España, Sacado de los Textos Originales; y al referirse a don Cristóbal Romero, versa:
.
“Xriptóval Rromero
.
No dize donde es vezino, y ques natural de villa de Luçena, ques en el Andaluzía, e hijo legítimo de Joan rromero y de Leonor Gutiérrez; y ques conquistador desta Nueua Spaña y de Pánuco, por lo qual le fue depositado la mytad del pueblo de Malinalco, y fue quitado, y sobre él a traydo pleyto con el fiscal, y está concluso; e que ansy mismo es conquistador de la Nueua Galizia, donde tiene en encomyenda el pueblo de TEQUECISTLÁN, con el qual no se puede sustentar, a cuya causa se le dan de la caxa çient pesos de salario; y ques casado y tiene nueue hijos legítimos, tress varones y seys mugeres, y su casa poblada” 9
.
Retroalimentándonos: el andaluz Don Cristóbal Romero Gutiérrez, se ganó la mitad de Malinalco y estuvo involucrado en problemas legales, luego se le premió con la encomienda de Tequisistlán por su participación en la conquista de Nueva Galicia, pero no le bastaba para mantenerse y se le otorgaban cien pesos de salario. Este fue quizá el primer patrón oficial español, de nuestros antepasados. Para desgracia de todos en el registro de su autobiografía “no dice de donde es vecino” dándonos mas esperanzas o desalentándonos de la creencia de que Tequisistlán estaba por estos lares.
.
Un segundo y menos directo dueño de la encomienda, efectivamente de nombre Alonso Dávalos (no confundir con Alonso Avalos) sale a la luz con toda esta maraña de nombres, fechas y comarcas mutiladas en su morfología y fonética.
.
La historia comienza cuando, al sur de la Provincia de Avalos, Cortés se asignó para sí, en encomienda, los pueblos de Zapotlán, Tamazula, Tuxpan y Amula, muy apreciados por el conquistador de Tenochtitlán por las minas de oro y plata de los mismos. Terrenos que fueron peleados años más tarde, en 1531, por Nuño de Guzmán, en una demanda levantada contra Hernán Cortés con motivo de la primicia en los descubrimientos de territorios [pues “la gente de Cortés” había colonizado antes que Nuño parte del Occidente] El argumento principal fue que Nuño acusaba de que en los pueblos de Avalos no se lograba establecer “nada que asegurara la doctrina”; en efecto, el criterio empleado por la corona española para asignar territorios en encomienda, condicionaba el establecimiento de manera sólida de un grupo de peninsulares que garantizaran la subsistencia del mecanismo necesario para mantener a los indígenas dentro de la religión cristiana. 10 Ese era el pretexto de Nuño, pues todos sabemos de los minerales que codiciaba extraer de esas tierras en manos de Cortés; aunado claro está, a que este par de ávidos no se podían ver ni en pintura.
.
Este “pleito” legal, entre Hernán Cortés, Marqués del Valle y Capitán General de la Nueva España acusado de malos “aprovechamientos” de los pueblos de La Provincia de Ávalos, presenta en sus folios declaraciones jurídicas con testigos, escribanos, y demás personas necesarias para esos asuntos. En una publicación facsímil de 1961, de Salvador Reynoso, se incluyen notas interpuestas por él, sobre los personajes que aparecen en la acusación y defensa. El testimonio de Esteban Martín, minero en Los Angeles (Sierra de Pinos, Nueva Galicia) es menester para el asunto por que, cediendo los derechos que ejercía sobre el mineral, a un tal Gonzálo del Corral surge de la “carta de sustitución de poder” el señor Alonso Dávalos que…
.
“[…] por haber en testimonio de ello lo firmé aquí en esta situación de mi nombre que fue fecha e otorgada en la estancia nueva de Alonso Dávalos, que es en la provincia de Colima en trece días del mes de marzo, año del nacimiento del nuestro Salvador Jesucristo, de mil e quinientos e treinta e dos años. Testigos que fueron presentes, Francisco de Chávez e Miguel Alegre e Andrés Díaz, e yo Sancho López de Agurto, escribano de Sus Majestades […]” 11
.
Lo relevante de este caso, es que el dueño de esa “nueva” estancia en la provincia de Colima, Alonso Dávalos, Natural de Medellín [Extremadura, paisano de Cortés] quien había llegado a Nueva España en 1523 sirviendo en la conquista de Jalisco y Colima. Casado con Doña Inés de Rivera, tenia por mitad la encomienda de Tebquititlán [sic] y Chapala 12
.
Entonces:
.
1. Alonso Dávalos era dueño por mitad de dos estancias: Chapala y “Tebquititlán”.
.
2. Fonéticamente “Tebquititlan” parece corresponder a “Tequisistlán”, que es la supuesta región a la que la actual Atequiza pertenecía
.
3. Si la estancia de “Chapala” es mencionada, y “Tebquititlán” inmediatamente, entonces en verdad pudieron ser vecinas y se refería a “Tequisistlán”.
.
4. En ese mismo “pleito” se menciona a Tenochtitlan como “Tenustitlan” o Tuxpan como “Tuspa” y eso de “Tebquititlán” encajaría como error de escribano en el manuscrito original del cual se basó Reynoso.
.
5. En esta búsqueda topamos con la conclusión de que: el extremeño paisano de Cortés, Alonso Dávalos, era uno de los dueños en 1532 de la estancia de Tequisistlán en donde, en uno de sus terrenos, se asentaría años más tarde La Estancia de Santa Ana de Atequiza, en 1556 con Juan Urbina.
.
.
Tequisistlán Subversiva 13
.
Según el historiador colonial Matías Angel López De La Mota Padilla, en 1541 se puede decir que no terminaba del todo la conquista de Nueva Galicia, por los constantes embates de los indios naturales contra los atropellos españoles. Por ejemplo fray Antonio Cuellar fue asesinado en Etzatlan por “rebeldes”, crimen muy sonado entre los pobladores de Ameca. En ese año ya habían recibido
apoyo del ejército de Nueva España los de La Nueva Galicia, en las cercanías de los que sería la definitiva Guadalajara, precisamente por las explosiones esporádicas de rebeliones indígenas. Esta inestabilidad, propició a que varios grupos insurgentes planearan estrategias para atacar al enemigo. Tenemos un plan astuto y a la vez fallido de dar un certero golpe a los conquistadores. En el que participa nada menos que el cacique de Tequisistlán.
.
Cristobal de Oñate, se alarma al ver a más de cien indios armados venir a Guadalajara y de inmediato fortifica la ciudad con 85 hombres y manda al frente a Francisco Delgadillo para que con otros a caballo, fueran a ver lo que pasaba. El que venía dirigiendo a los naturales era el señor cacique de Ixcatlan, quien traía a su gente en calidad de presos, todos del pueblo de Matlatlan [Matatlán?], que había convocado a una rebelión para bloquear el río y emboscar a los españoles y dando fuerza a los cascanes, y el Señor tomando su papel de fiel vasallo de España, traía a entregar a los rebeldes:
.
“Convinieron en la traición de Matlatlan, y aunque incitaron a los de Tonalá y Tetlán, se negaron, lo que no hizo el cacique de Atemaxac, que se llamaba D. Juan de Saavedra, quien con los caciques de TEQUISISTLAN, Copala e Izcatlán, recibió bien la embajada; más no faltó un ángel que descubriese la tramoya; tal fue nuestro D. Francisco Ganguilla, indio muy avisado, quien viendo que con embriaguez celebraban la última consumación de los españoles, convocó á algunos parciales hasta ciento, y logrando la ocasión de la embriaguez de los convocadores, que serian treinta, los apresó y bien asegurados los condujo a la presencia del gobernador, el día cuatro de septiembre de dicho año de quinientos cuarenta y uno, y confesaron que en aquel mes había de ser el mayor asalto, gobernándose por la lunas; y bien informado el gobernador de lo que convino, luego en aquel dia remitió por los caciques de los pueblos que asistieron a la convocación, y el dia seis hizo justicia de ellos.”
.
Analicemos:
.
1. Según el Diccionario Biográfico de Historia Antigua de Méjico de Rafael García Granados, este relato pertenece originalmente a Fray Antonio Tello y Matias De la Mota lo volvió a contar años después.
.
2. Las poblaciones mencionadas son Atemaxac, Tetlán, Tonalá, Matlatlán (que sería Matatlán de hoy), Copala, Izcatlán y nuestro(?) Tequisistlán. Todas ellas circunvecinas de Guadalajara.
.
3. Luego, el complot es descubierto por un indio llamado Francisco Ganguilla y salen a flote todos los caciques involucrados quienes son ahorcados (incluido el Señor de Tequisistlán) según Tello quien es mencionado por Rafael García Granados en su obra antes citada.
.
4. En el mapa más antiguo de la región occidente, aparecen juntos los pueblos de Copala e Ichcatlán (o Izcatlán como lo escribe De la Mota), por segunda ocasión para desgracia de nosotros, el autor de este rudimentario mapa no ubicó la localización de Tequisistlan, sin contradecir o reafirmar hasta ahora, lo que creemos de nuestro pasado prehispánico local.
.
El Primer Virrey de Nueva España y las Indias Americanas, Don Antonio de Mendoza, visita Tequisistlán
.
Las revueltas de los nativos se hacían mas constantes, “Compostela, Purificación y Guadalajara—Tlacotán sufrieron ataques. Coaxicari se hizo fuerte en el oeste y Tenamaxtli en el norte, donde sus seguidores se fortificaron en el Peñón del Mixtón, cerca de Nochistlán. El gobernador de Nueva Galicia, Francisco Vázquez de Coronado, que acababa de regresar del infructuoso viaje de exploración a las imaginarias Siete Ciudades de Oro, entre Arizona, Kansas y Colorado, tuvo que ponerse de nuevo en guardia. Desde Guatemala acudió Pedro de Alvarado, capitán de Cortés durante el sitio de Tenochtitlán. El mismo virrey de Mendoza llevó a un poderoso ejército de españoles e indígenas aliados. El 8 de diciembre de 1541 se produjo el asalto definitivo contra los del Mixtón. Muchos de los insurrectos lograron huir. Otros fueron hechos prisioneros. El virrey ordenó herrarlos como a esclavos o bestias” 14 Así acabó la historia, pero en su camino a Nochistlán el Virrey Antonio De Mendoza y Pacheco, junto con Pedro de Alvarado, y demás ejército, hicieron escala en Tequisistlán, así lo apunta Matías Angel López De la Mota Padilla en el capítulo XXXI de su Historia del reino de Nueva Galicia en la América Septentrional:
.
“Pasó el virey [sic] al pueblo de TEQUISISTLAN, en donde [Cristóbal] Romero le obsequió, y vio su señoría el buen efecto, pues estando antes todo el pueblo alzado, le recibieron de paz, y los indios de Tetlan y Tonala también le obsequiaron por estar cerca de sus pueblos, y el virey les honró diciéndoles ser los tlaxcaltecos de la Galicia, por su constante fidelidad” 15
.
Lo anterior, pone a los indios de Tequisistlán, Tetlan y Tonalá como los “neomalinchistas” en tierras de Occidente, por lo menos al parecer del virrey don Antonio de Mendoza.
.
__________
1 Gustavo Casasola. 6 Siglos de Historia Gráfica de México 1325-1976 (T. 1). Edit. Gustavo Casasola, México 1978, p. 97
2 Eduardo Williams et al. Contribuciones a la Arqueología y Etnohistoria del Occidente de México. El Colegio de Michoacán; Zamora 1994, p. 341
3 Ibídem pp. 341-342
4 Ibídem p. 342
5 Ibídem pp. 341, 345
6 Gustavo Casasola op. cit.
7 Frases de Fray Antonio Tello. Crónica Miscelánea de la Sancta Provincia de Xalisco (Libro Segundo). c. 1563 Gobierno del Estado de Jalisco, Univesidad de Guadalajara, Instituto Jalisciense de Antropología e Historia e INAH. Colofón, Guadalajara 1968, pp. 105- 109.
8 Apud Ibídem pp. 111, 114-120
9 Francisco A. De Icaza. Diccionario Autobiográfico de Conquistadores y Pobladores de Nueva España, Sacado de los Textos Originales (Biblioteca de Facsímiles Mexicanos 3, Tomo II). © Madrid 1925. Edmundo Avila Levy Editores; Guadalajara, Jal. 1969, p. 284
10 Eduardo Williams et al, op. cit. pp. 342-343
11 Salvador Reynoso. Pleito del Marqués del Valle contra Nuño de Guzmán sobre el Aprovechamiento de Pueblos de La Provincia de Avalos. Font, Guadalajara 1961, p. 26-27
12 Ibídem pp. 26n
13 Apud Matias Angel López De la Mota Padilla. Historia del reino de Nueva Galicia en la América Septentrional (colección Historia de Obras Facsímilares 3). © 1742. INAH, U de G e IJAH. Guadalajara 1973, pp. 128 – 129
14 Jalisco. Perla sobre arena. Comisión Nacional de los Libros de Texto Gratuitos; México, D. F. 1989, p. 100
15 Matias Angel López De la Mota Padilla. Historia del reino de Nueva Galicia en la América Septentrional (colección Historia de Obras Facsímilares 3). © 1742. INAH, U de G e IJAH. Guadalajara 1973, p. 154
.
.
Imagen tomada de: Fray Antonio Tello. Crónica Miscelánea de la Sancta Provincia de Xalisco (Libro Segundo). © 1653 Gobierno del Estado de Jalisco, Univesidad de Guadalajara, Instituto Jalisciense de Antropología e Historia e INAH. Colofón, Guadalajara 1968, portada.