Entradas populares

miércoles, 22 de marzo de 2017

VISITAS DIGNAS DE MENCIÓN

VISITAS DIGNAS DE MENCIÓN


A lo largo de la historia pudieron alojarse gran cantidad de personajes aunque sea de paso, cosa que es muy difícil de determinar, hasta para los pueblos bien documentados. Por ello aquí solo se hace una breve alusión. Algunos de estos protagonistas aparecen en las diferente líneas de este libro, otros exclusivamente aquí.


En La Conquista

            De Nuño de Guzmán no se puede formular alguna suposición de visita, aunque los primos de Hernán Cortés, llamados Alonso de Avalos y Hernando de Saavedra pudieron, movidos por la codicia más que por otro celo, haber estado en el censo de 1525 en Tequezistlán (pueblo que se cree el antepasado de la hacienda),. (vid. “Demografía de ‘Tequezistlan’ en 1525”).

            En 1541 el primer Virrey en América, Don Antonio de Mendoza, hizo escala en Tequisistlán antes de llegar a Tonalá y Tetlán (vid. “El Primer Virrey de Nueva España y las Indias Americanas, Don Antonio de Mendoza, visita Tequisistlán”)


En La Independencia

            El Padre de la Patria llega a la hacienda, el 24 de Noviembre de 1810 (vid. “El Cura José Miguel Gregorio Ignacio Hidalgo y Costilla Gallaga, en la Hacienda de Atequiza”).

            A los pocos años de vida independiente para México, el 10 de septiembre de 1826 para amanecer el 11, se hospeda en Atequiza el marino inglés George Francis Lyon, quien aporta nuevos datos sobre la hacienda, como que el hijo de Pedro Olsagarre, Manuel Jesús, estudió en Inglaterra (quien fuera Ministro de Hacienda con Ignacio López de Santa Anna), la hacienda tenía un gran huerto y tierras fértiles rico en frutas del país, lechería, cuartos para la fabricación de queso y grandes graneros, además de mencionar el canal y de haber padecido la hacienda, el pillaje de los indígenas de Mezcala en la guerra de Independencia cuando la quemaron y se llevaron provisiones de ella. (vid. “¿Cómo era la Hacienda de Atequiza a los ojos de dos ingleses?”).

El diplomático ingles Henry George Ward, junto con su esposa y otros acompañantes, durmieron en la hacienda de Atequiza la noche del 7 de enero de 1827 donde describe los sembradío de trigo recién regados con “el más delicado verde que pueda imaginarse” habla de “13 sitios en la hacienda” y la hospitalidad del dueño (Pedro Olasagarre) conocido del tapatío Ritchie. Además de decir que en este lugar Atequiza, se gozaba de “una temperatura desconocida en las provincias centrales aún durante los meses más calientes” (vid. “¿Cómo era la Hacienda de Atequiza a los ojos de dos ingleses?”).


En el Imperio de Maximiliano y La Reforma

            En 1855 el viajero W. H. Bullock se sorprende al pasar por Atequiza a la que describe “extraordinaria tanto por su tamaño como por su belleza” y encontrarse “con varias compañías de infantería nativa” destacando la vigilancia en la hacienda. (vid. “Don Cástulo Gallardo, doña Francisca y don Vicente”)

El 14 de diciembre de 1858 los generales Santos Degollado, de la escuadra Liberal; y Miguel Miramón, del bando de los Conservadores, se enfrentaron en las afueras de Atequiza. Degollado se retira del campo de batalla. (vid. “Victoria Conservadora en las Inmediaciones de Atequiza”).


En el Porfiriato y Revolución

            Cosa es del dominio público, que el Presidente de la República, General Porfirio Díaz Mori, llegó a trasladarse hasta este lugar en repetidas ocasiones, concretamente cuando pasaba sus vacaciones en Chapala o visitaba a los Cuesta Gallardo con los que tenía fraternos compadrazgos. (vid. “Dinastía Cuesta Gallardo)

            El 14 de mayo de 1888 se inauguró el ramal ferroviario de Irapuato a Guadalajara, en el viaje inaugural el periodista y escritor Manuel Caballero resalta “pintoresco el paisaje que ofrece la hacienda de Atequiza, cuyos fértiles terrenos y soberbia finca llamaron la atención de los observadores”, esto el 15 de mayo por la tarde (vid. “La Estación del Ferrocarril”).

            En noviembre de 1896, en dos ocasiones. Gabriel Veyre, enviado de los hermanos Lumière, inventores del cinematógrafo; y su socio Claudio Fernando Bon Bernard. Grabaron ocho vistas (cortos cinematográficos) que vinieron a ser las segundas imágenes de la historia del cine en México. No hubo otros lugares en donde Veyre rodó película, mas que en tres: 1) La Capital del País, 2) La Hacienda de Atequiza, en el estado de Jalisco; y 3) La costa de Veracruz. (vid. “Producciones Lumière en Atequiza de 1896”), cuyas imágenes fueron representativas del México típico mucho antes de la revuelta armada, cuando los héroes zapatistas, villistas, las adelitas y las rieleras, causaron sensación en el mundo, pues la Revolución Mexicana fue el primer movimiento armado del siglo XX.

A principios de siglo (entre 1900 y 1901) la dama inglesa E. Alec Tweedie (o Harley que era su apellido de soltera) visitó Atequiza de paso, pero eso sí, narra con lujo de detalle como fue su experiencia en la diligencia que partía de la estación del ferrocarril a Chapala; la compara irónicamente con la del alcalde de Londres, pero asegura “estaba adornada de oro y escarlata” amplio como un carro de mudanzas, le recordaba la hazaña de abordar un ómnibus neoyorquino de la Quinta Avenida, y otras tantas curiosidades en el trayecto hasta el lago. (vid. “Las Diligencias y El Toril de Piedras”)

            El periodista estadounidense T. Philip Terry, entre 1905 y 1909 pasó por Atequiza, haciendo recomendaciones a los turistas para el viaje en diligencia hasta Chapala señalando que la estación de la diligencia está al lado del ferrocarril de Atequiza, de ahí se pasa “un gran molino y una hacienda del mismo nombre y se desvía inmediatamente hacia las laderas” (vid. “Las Diligencias y El Toril de Piedras”); demostrando nuevamente que Atequiza si bien no fue específicamente destino turístico por ser propiedad privada, si fue un importante crucero hacia Chapala a principios del siglo XX.

            Los fotógrafos de gran parte del México de ayer, Charles B. Waite y Winfield Scott, tomaron varias fotos de Atequiza en los años 1905 y 1908. (vid. “Las Fotografías de Charles B. Waite y Winfield Scott”)

            En 1912 pasa por Atequiza el viajero, docente y escritor Harry Alverson Franck “el príncipe de los vagabundos”, hace interesantes observaciones de Atequiza, destacando los naranjales que había entonces, cuyos frutos eran mayores en tamaño que sus homónimos californianos (vid. “‘En ese At…equiza de naranjos en flor…’”).


En la Postrevolución

Hay quien también decía haber visto el arribo del General Alvaro Obregón Salido, cosa que pudo ser pues su hija Pamela y su esposo el Mayor Espinoza llegaron a ser dueños, según se dice, de la hacienda ó en su defecto de La Florida (?). (vid. “Otros Arrendatarios”)

            Gente del pueblo que aún vive se acuerda de la visita de el Ing. Pascual Ortiz Rubio uno de los presidentes en el periodo del Maximato, que se hospedó alrededor de una semana en el pueblo. Quizá de visita con Lauro G. Caloca, uno de los grandes revolucionarios que paso los últimos años en el pueblo.


De 1950 a la Fecha

            El 4 de septiembre de 1963, visitó esta tierra el primer Cardenal mexicano de la Historia, Arzobispo de Guadalajara, José Garibi Rivera. 1

En 1970, el Presidente de la República, Luis Echeverría Alvarez, visita Atequiza y el Sr. José Luis Gómez G., como Delegado le da la bienvenida y le solicita la electrificación; comenta don José Luis que el presidente le dijo a su secretario que tomara nota y que llegando a la ciudad de Guadalajara le recordara para dirigirse a quien correspondiera y se realizara la red eléctrica. En tres meses que transcurrieron después de la visita del Presidente de la República, Atequiza contaba con luz eléctrica, de la Comisión Federal de Electricidad. 2

            Según la Profra. Delgadina Martínez en su Monografía, el 16 de febrero de 1991, el Gobernador del estado Guillermo Cosío Vidaurri inauguró personalmente el edificio de Cruz Roja Atequiza. 3

El 3 de marzo de 1997, el Sr. Cardenal Arzobispo de Guadalajara don Juan Sandoval Iñiguez en persona, erige canónicamente la Parroquia de Atequiza, siendo primer párroco el Pbro. Javier Rodríguez. 4 También el cardenal Juan Jesús Posadas visitó Atequiza.





__________
1 Ramón García Sánchez. Datos Históricos de Atequiza. Vicaría de Atequiza, s. f., p. 15
2 Delgadina Martínez, Roberto Covarrubias. Monografía de Atequiza. Universidad Pedagógica Nacional. Zapopan, Jal. abril 1998, p. 101
3 Carlos Díaz de Anda y Antonio Sotelo Godínez,  20 de diciembre de 1997 citados por Delgadina Martínez, Roberto Covarrubias op. cit. p. 66

4 Delgadina Martínez, Roberto Covarrubias op. cit. p. 35